domingo, 30 de junio de 2013

Hasta siempre

Os escribo para despedirme.

Este espacio ya ha cumplido su función. Nació, se desarrolló con alegría y sinceridad, alcanzó su madurez... y como todo, debe morir.

Hasta hace pocos segundos estaba escribiendo un post largo y tedioso donde os explicaba las razones por las cuales no volveré a escribir en este espacio. Eran razones lícitas y coherentes con mi persona y mi situación actual... Pero sinceramente era aburrido.

Lo resumiré todo en dos o tres frases que se puedan entender.

No escribiré más en este espacio porque siento que ya no me pertenece. Así de claro y así de sencillo. Ya no me siento dueño de un espacio que se ha hecho grande e inmenso...y se ha hecho tan grande e inmenso que su única finalidad (la finalidad por la que fue creado) se ha perdido con el tiempo. La esencia ya no está. No he sabido mantenerla.

No voy a borrar el blog porque tampoco creo que miles y miles de horas invertidas sean pasto de un sólo click. De hecho voy a dejar el blog tal y como está porque sé que a día de hoy aún sigue ayudando a gente, y muchas más son las que pasan por aquí para leer aquello que hace cientos de noches o de días escribí desde lo más profundo de mi corazón.

Tampoco os miento, puede que vuelva dentro de algún tiempo, con un blog nuevo donde pueda contar miles y miles de cosas, eso sí, ya desde el anonimato más seguro, pues este espacio se ha hecho tan grande, ya me conoce tanta gente que a veces pienso que quizás me he expuesto demasiado y sin querer también, por algunas de mis palabras o comentarios, pude hacer daño a personas que durante un tiempo fueron muy importantes para mi. No era mi intención. Pero escribía con letras de fuego. Supongo que eso es lo que ha hecho a este espacio un lugar tan especial.

Han sido muchos años, han sido muchas noches y días. Leo cada post desde el primero que publiqué y cada post me recuerda a un momento determinado de mis últimos años; Cuando volvía de marcha y antes de dormir me fumaba un cigarrillo, cuando amaba con locura, cuando odiaba con dolor... cuando recordaba mi estancia en Barcelona, cuando recordaba viejos amores... cuando uno a uno contaba y fragmentaba los momentos más importantes de mi vida.

No puedo negar que cada post lleva mi sello. Y orgulloso que me siento de ello.

En fin, lo he pasado genial. Espero que, en algún que otro momento de vuestro viaje conmigo mis palabras os hayan hecho algún bien. Esa era mi intención.

Hasta siempre!

Fuego en Sagitario

Lunes  1 de Julio de 2013








3 comentarios:

sueños dijo...

sigue escribiendo. los blogs no se mueren, maduran y cambian su estilo

Anónimo dijo...

Que triste que yo recién te encuentre....tengo mucho por leer eso me alegra

Anónimo dijo...

Que tristeza que yo recién te encuentre... .Tengo mucho por leer eso me alegra.